Diálogo Cambio Climático, Bosques y Pueblos Indígenas Amazónicos

Bogotá, 28 – 29 de octubre 2015
Club de Ejecutivos, Carrera 7 # 26 – 20, Piso 34.

Introducción

Colombia, como país signatario de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático – CMNUCC, cuenta con una marco de política para facilitar y fomentar la formulación e implementación de las políticas, planes, programas, incentivos, proyectos y metodologías en materia de cambio climático, logrando la inclusión de las variables climáticas como determinantes para el diseño y planificación de los proyectos de desarrollo, mediante la configuración de un esquema de articulación intersectorial . Una de las cuatro estrategias para atacar la problemática del cambio climático, es la Estrategia Nacional para la Reducción de las Emisiones debidas a la Deforestación y la Degradación Forestal ENREDD+, en los Países en Desarrollo; y la Función de la Conservación, la Gestión Sostenible de los Bosques y el Aumento de las Reservas Forestales de Carbono en los Países en Desarrollo.

El concepto central de REDD+ es compensar a los países que demuestren reducciones significativas en las emisiones derivadas de la deforestación y la degradación de bosques. Mecanismos multilaterales como el UN-REDD (US$ 97 millones), el Fondo Cooperativo para el Carbono de los Bosques – FCPF (US$ 320 millones), Fondos de Inversión Climática (CIF) son mecanismos financieros para apoyar a los países en desarrollo a iniciar la transformación hacia un desarrollo bajo en carbono y resiliente al clima. Existen otros mecanismos bilaterales canalizados directamente por gobiernos donantes como Reino Unido, Noruega, Alemania y Japón con la finalidad de apoyar inversiones en proyectos y programas de desarrollo específicos en países en desarrollo y mercados emergentes. Los fondos bilaterales se rigen por objetivos estratégicos y prioridades geográficas y tecnológicas específicas de los donantes.

Estos mecanismos no incluyen disposiciones específicas o fondos particulares para Pueblos Indígenas, por lo que cada país debe identificar de acuerdo con su contexto los mecanismos necesarios para asegurar la participación y generar beneficios, a pesar de que el párrafo 70 de los Acuerdos de Cancún (2010), taxativamente los señala como potenciales beneficiarios de este mecanismo. Por su papel en la conservación de los bosques y la vulnerabilidad de sus territorios, existe una creciente necesidad de definir mecanismos que promuevan una mayor participación de los pueblos indígenas en las políticas y programas de mitigación y adaptación al cambio climático.

De acuerdo con el documento CONPES 3700, es prioritario el establecimiento de una institucionalidad que asegure también la participación efectiva de las comunidades locales (pueblos indígenas y comunidades afrocolombianas) en la toma de decisiones de estos actores, dado que son los principales propietarios de las tierras con bosques naturales. En la Amazonia colombiana se reportan 182 resguardos indígenas que corresponden al 25,5% del total del país en un área aproximada de 23,6 millones de hectáreas, la mayoría de ellas representadas en bosques y una población aproximada de 65 mil habitantes (Salinas 2014) . Esto corresponde a cerca del 66% de los bosques amazónicos y el 39% de la cobertura de bosques del país . A nivel de la cuenca amazónica, los pueblos indígenas de la Amazonía manejan son propietarios de cerca del 33% de los stocks de carbono. Sólo el 11% de los fondos internacionales para REDD+ están dirigidos a pueblos indígenas, y sólo el 0,4% está siendo manejado por las propias organizaciones. De los fondos comprometidos, muy pocos son ejecutados. Se estima por ejemplo que después de 3 años, solo el 2,7% de los USD 55 millones aprobados por FCPF y PIF para pueblos indígenas han sido invertidos, y algo similar sucede con el Fondo Amazonía, ejecutado por el Banco Nacional de Desarrollo de Brasil (BNDES).

En el ámbito nacional, la Mesa REDD ha propiciado espacios de interlocución con el gobierno a través del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, con el objeto de apoyar y dar insumos técnicos en el marco del proceso de construcción participativa de la estrategia nacional REDD+, participando además en la realización conjunta de talleres de información y diálogo temprano con pueblos indígenas y comunidades afrocolombianas. En el caso de la región amazónica, la Mesa Indígena Amazónica Ambiental y de Cambio Climático (MIAACC) ha sido el espacio de trabajo y discusión de los pueblos indígenas sobre los temas ambientales en la Amazonía, las estructuras de coordinación con el Estado y los elementos para la preparación de la estrategia nacional REDD+ .

El éxito de estos programas y políticas –programas REDD+, esquemas de pagos por servicios ambientales, fondos climáticos o territoriales– dependerá en gran medida de que se tomen en cuenta las características socio culturales, económicas e institucionales de los resguardos o territorios indígenas, más aún, que hayan sido construidos con una activa participación de las organizaciones que los representan y que contribuyan con el fortalecimiento de los procesos de gestión y autonomía de estos territorios. En este contexto, los fondos de financiamiento climático son una oportunidad, pero debe identificarse adecuadamente cómo implementarse en diferentes contextos.

Particularmente en la Amazonía colombiana, los territorios indígenas tienen contextos muy diferentes entre sí en cuanto a amenazas, causas y procesos de deforestación, y por lo tanto en términos de la conservación de sus bosques y de formas de enfrentarlo. Esta diversidad de condiciones debe conducir al desarrollo de estrategias diferenciadas para reducir la deforestación, controlar las amenazas e identificar los mecanismos necesarios para fortalecer los pueblos indígenas en la gestión o gobernanza de sus territorios. Es necesario identificar los esquemas necesarios que aseguren el flujo de beneficios a territorios indígenas con mínima o nula deforestación (como el Resguardo Cuenca Media y Alta del Río Inírida – CMARI), dado que la aplicación de los esquemas tradicionales REDD+ excluye a aquellos territorios cuyos bosques tienen bajo riesgo de deforestación.

A nivel nacional, es una oportunidad la identificación de propuestas de mecanismos que generen beneficios a los pueblos indígenas por su papel en la conservación de los bosques que se articulen con la ENREDD+ y programas nacionales como Visión Amazonía, este último implementado con el objetivo de reducir la deforestación en la región amazónica.

Objetivos

Abrir un espacio de diálogo e intercambio de experiencias, que conduzca a la identificación de mecanismos y herramientas para la generación de beneficios que fortalezcan la gestión de los territorios indígenas como estrategia para reducir la deforestación y conservar los bosques.
Objetivos específicos

A. Identificar las barreras y dificultades para la participación de los pueblos indígenas en los procesos de construcción de políticas y programas de mitigación al cambio climático (REDD+, desarrollo rural de bajas emisiones, fondos climáticos).

B. Intercambiar experiencias y conocer las propuestas de los pueblos indígenas para participar activamente en la toma de decisiones y acceder al financiamiento de programas y proyectos relacionados con REDD+, incluyendo fondos climáticos, REDD Indígena Amazónico (RIA), esquemas de pagos por resultados y pagos por conservación.

C. Identificar mecanismos para fortalecer la participación de los pueblos indígenas en la toma de decisiones y en el desarrollo de programas y proyectos nacionales como la Estrategia Nacional REDD+ y Visión Amazonía.

D. Identificar instrumentos (e.g. enfoque jurisdiccional para REDD+, fondos especiales) para que las comunidades y territorios indígenas puedan acceder a las oportunidades existentes de financiamiento, con énfasis en aquellos territorios indígenas con bajas tasas de deforestación y grandes superficies de bosque (e.g. departamentos de Vaupés, Amazonas y Guainía).

Programa

Por favor encuentre aquí el documento de trabajo “Pueblos indígenas y su participación en procesos para la reducción de la deforestación, la reducción de emisiones y el crecimiento verde en Colombia” preparado como insumo para el taller:

Agradecimientos

Este evento se realiza gracias a el apoyo de los Proyectos “Ampliando la Inclusion y Mitigando las Emisiones” (AIME) financiado por USAID, “Forest, Farms and Finance Initiative” financiado por NORAD y la “Iniciativa MVC Colombia” de Fundación Natura cofinanciada por el GEF a través del BID.

Presentaciones

Acciones para reducir al deforestación – REDD+ Amazonía

Maria DiGiano – Pueblos Indígenas y Cambio Climático Retos y Oportunidades – Earth Innovation Institute

Rodrigo Botero – Conflictos y amenazas a los territorios indígenas y bosques de la Amazonía Colombiana – FCDS

Marcelo Piedrafita Iglesias – SISA: abordagem jurisdicional para o fortalecimento de Gestão Territorial em Terras Indigenas n Estado do Acre – SEMA

Ministerio del Ambiente Gobierno de la República del Ecuador – Programa Nacional de Incentivos Socio Bosque

RED Indigena Bribri y Cabecar de la Region Atlantica de Costa Rica – RIBCA

Fortalecimiento COmunitatio Mas allá de REDD+

Inciativa para la Conservación en la Amazonía Andina – ICAA

Tirso Candre Guzmaán – Iniciativa REDD Indígena Amazónico (RIA) de los Hijos del Tabaco la Coca y la Yuca Dulce 

Focalización y Adecuación de fondon climáticos, Fondo Indígena Amazónico (FIA) por la Titulación-Manejo_Governanza Territorial – COICA

Fondo REDD+ indígena para la Amazonia Colombiana – OPIAC

Share:
Share on FacebookTweet about this on Twitter