Estamos en un momento crítico de la historia humana. Estamos observando los impactos del cambio climático, el aumento de los precios de los alimentos y la desaparición de las selvas tropicales.

Lograr la Seguridad Alimentaria y el Acceso al Agua y a la Tierra

El aumento en los precios de alimentos desde 2007 ha llevado a cientos de millones de personas pobres a una situación de hambre, conduciendo a la creación de nuevos conflictos civiles. La tendencia al alza de los precios de los alimentos, que probablemente continúe

por varias décadas, es un reflejo del desequilibrio mundial creciente, dado que la demanda de productos derivados de los recursos naturales (alimentos, combustible, fibra y pienso) está creciendo a velocidades mayores que la tasa de suministro.

  • El Índice de Precios de los Alimentos se ha duplicado a lo largo de los últimos 20 años (108,6 de 1990-2006, 194,9 de 2007-2013).

  • Estudios demuestran que el mayor potencial para la expansión de cultivos en el mundo se encuentra en los trópicos, principalmente Latinoamérica.

  • El PIB per cápita en los Estados Unidos (US$51.749), es ocho veces y media mayor que el de China (US$6.091).

Commodity Price graph
Tendencias de los precios mundiales de materias primas en comparación con los precios de los alimentos.

El aumento de la demanda mundial se debe en gran parte al rápido crecimiento del consumo per cápita en países como China, India, Brasil y otras economías emergentes, cuyos niveles crecientes de consumo aún se encuentran muy por debajo del promedio de consumo per cápita de los EEUU. Sin embargo, el crecimiento en la producción está siendo limitado cada vez más por la disponibilidad de áreas cultivables, la disminución en las tasas de producción de las cosechas y los eventos climáticos extremos.

Un desafío crítico para la próxima década es iniciar y mantener una transición mundial del modelo actual de desarrollo rural a un modelo alternativo, en el cual produzcamos más con menos recursos, disminuyamos la “huella” ambiental de los países más ricos y apoyemos las economías emergentes de manera que se transformen en economías sostenibles de bajas emisiones.