Field houses

La intención es alinear los gobiernos, la industria, las comunidades y la sociedad civil alrededor de una agenda para transformar la trayectoria de auge y caída del desarrollo rural

Nuestra Estrategia

A lo largo de la historia humana, las fronteras forestales han sido lugares con un manejo fuera de la ley en donde los recursos naturales son degradados para obtener ganancias de corto plazo. Frecuentemente, las regiones alcanzan su capacidad para manejar sus zonas forestales tarde, cuando ya no quedan recursos para este fin.

Sin embargo, para muchos de los grandes bosques y pesquerías de los trópicos todavía no es demasiado tarde. Aún estamos a tiempo para conducir a la Amazonía, Borneo y otras grandes regiones forestales hacia el desarrollo sostenible, evitando las emisiones de carbono, manteniendo los bosques y pesquerías intactos y aumentando la producción de alimentos, combustible y fibra.

Camino al Cambio

Theory of Change Diagram
Siguiendo un modelo alternativo de desarrollo rural de bajas emisiones, las regiones forestales fronterizas frenarían e incluso revertirían la deforestación, mientras que la capacidad de gobernanza, los ingresos y el empleo, entre otros indicadores de bienestar conómico, aumentarían.

El camino al cambio se fundamenta en la premisa que el desarrollo rural de bajas emisiones prevalecerá cuando llevemos a cabo discusiones ampliamente incluyentes en esta materia que cuenten con escenarios claros, confiables y con abundante información sobre las opciones más relevantes y sus implicaciones para los actores clave. En la actualidad, , los actores que son fundamentales para cambiar el modelo dominante del desarrollo rural: los gobiernos, instituciones financieras, productores y extractores a gran escala, pequeños agricultores, pueblos indígenas y comunidades tradicionales y la sociedad civil históricamente han tenido intereses opuestos y tienen poca o ninguna colaboración. Nuestra intención es alinear dichos actores alrededor de una agenda compartida para un modelo alternativo en el que:

  • La producción agrícola y ganadera aumenten a través de mejores rendimientos, y no a través de la expansión de la frontera agrícola y la afectación de los bosques;
  • Los sectores socioeconómicos clave cuenten con información y herramientas para avanzar hacia planes que integren jurisdicciones enteras;
  • Las organizaciones de la sociedad civil sean fortalecidas para poder apoyar y facilitar procesos participativos de planificación que abarquen jurisdicciones enteras;
  • Se frene, reduzca y revierta la destrucción de los ecosistemas nativos, suelos y sistemas de agua dulce