“Los pueblos indígenas y los gobiernos locales… como las raíces de la secoya”


En una mañana de agosto con neblina, uní mis manos junto con 30 líderes indígenas y comunitarios, funcionarios de gobiernos subnacionales y representantes de la sociedad civil frente a un antiguo árbol de secoya en el norte de California para decir Wokhlew, que significa “gracias” en el idioma de más de cientos de años de antigüedad de la tribu Yurok de Klamath, California.

Esta ceremonia de gratitud se llevó a cabo al final de una reunión inaugural de cuatro días del Grupo de Trabajo de Pueblos Indígenas y Comunidades Locales del Grupo de Trabajo de Gobernadores sobre el Clima y los Bosques (GCF)1. El objetivo de este grupo es encontrar una manera más favorable y rápida de reconocer los derechos sobre las tierras y los derechos humanos de los pueblos indígenas y las comunidades forestales, y reproducir las pioneras alianzas entre el gobierno y las comunidades de los estados de Acre, Brasil y California, Estados Unidos.

Los pueblos indígenas y las comunidades locales son los guardianes de enormes áreas de bosques tropicales, que a menudo deben defender de los forasteros que buscan tierras, madera o minerales. Si bien estas comunidades forestales son cada vez más reconocidas como socios clave para la conservación de los bosques, en muchas ocasiones, los gobiernos no han hecho lo suficiente para reconocer sus derechos, consultarlos y, en general, mejorar sus medios de subsistencia, tal como resumimos en nuestro reciente informe.

Cándido Mezua, miembro de la tribu Embera en Panamá y representante de la Alianza Mesoamericana de Pueblos y Bosques, declaró: “La oportunidad de representación de los pueblos indígenas en el grupo de trabajo es una oportunidad para influenciar las políticas de cambio climático. La iniciativa del Grupo de Trabajo reconoce los derechos, reconoce la participación, fortalece las capacidades y promueve acciones conjuntas, no sólo entre los pueblos indígenas y los gobiernos subnacionales, sino también con el resto de la sociedad.”

Durante la reunión, participantes de América del Sur y Central, Indonesia y California compartieron exitosas historias de asociaciones entre pueblos indígenas, comunidades locales y gobiernos subnacionales para un desarrollo sostenible e inclusivo. Aprendimos de primera mano de la Tribu Yurok acerca de su exitosa asociación con California a través del programa estatal “cap-and-trade” (programa de límites máximos de emisiones y comercio de carbono), que permite a la tribu vender créditos de carbono de tierras forestales manejadas de manera sostenible. La tribu está utilizando los beneficios obtenidos a través del programa para volver a adquirir tierras ancestrales, así como utensilios culturales, tales como cestas ceremoniales.

Elaboramos una estrategia preliminar de acción colectiva, uniendo esfuerzos para la mitigación del cambio climático con los objetivos de reconocimiento de los derechos de los pueblos indígenas y comunidades forestales, una mayor participación en los procesos de toma de decisiones y una repartición justa de las finanzas del cambio climático para reconocer su rol de “custodios forestales”. Para guiar estas acciones, redactamos un conjunto de principios fundamentales de colaboración entre los gobiernos subnacionales y las autoridades indígenas y comunitarias, incluyendo elementos esenciales como el respeto y el reconocimiento de los derechos, y el respeto y la implementación de acuerdos internacionales que reconocen y salvaguardan los derechos, las culturas y la autodeterminación, como el Acuerdo de París, la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas (DNUDPI) y las Salvaguardas de Cancún.

Magaly Medeiros, delegada del GCF para el estado de Acre, Brasil y presidenta del Instituto para el Cambio Climático de Acre, declaró:

“Este encuentro entre gobiernos y pueblos indígenas, junto a representantes de la sociedad civil, es una oportunidad para acercarnos para que el GCF y sus compromisos sean más fuertes; nos ayudará a solidificar y a cumplir los compromisos hechos con las comunidades tradicionales y los pueblos indígenas”.

Crédito: Matt Colaciello, Contador de histórias multimedia, The Global Workshop.

Alrededor de la secoya, nos dimos las gracias por la oportunidad de reunirnos como socios en una misión compartida para proteger los bosques del mundo, mejorar el bienestar y la salud de las comunidades en las que vivimos y fomentar sociedades equitativas y justas. Además, agradecimos a la Tribu Yurok por darnos la bienvenida y por compartir sus luchas y éxitos con nosotros.

Antes de terminar, Rukka Sombolinggi, Secretario General de la Alianza de Pueblos Indígenas del Archipiélago (AMAN), reflexionó: “Este trabajo no es sólo para los pueblos indígenas, sino para todos nosotros. Nuestro objetivo es alcanzar el punto en el que dejaremos el mundo para la próxima generación de una mejor manera. Veo que este grupo comienza a llegar a ese punto, donde los pueblos indígenas, las comunidades locales y los gobiernos trabajan juntos, porque ese es el trabajo real. Espero que hayamos encendido una vela, que inspiremos a los demás… que dependamos unos de otros, que trabajemos juntos, mano a mano, como las raíces de la secoya”.

1 Durante los últimos años, Earth Innovation Institute ha estado trabajando con el GCF, red de 35 gobiernos subnacionales dedicados a mitigar el cambio climático y a avanzar en la sostenibilidad, y las principales organizaciones indígenas en los trópicos para integrar a representantes de comunidades indígenas y locales en discusiones, estrategias e innovaciones dentro del GCF y sus regiones miembro.