En muchos países, las soluciones climáticas naturales pueden ser las soluciones climáticas más importantes


Según una nueva investigación, las soluciones climáticas naturales comprenden la mayor parte de todas las posibles soluciones al cambio climático en más de tres docenas de países tropicales. Y en más de 20 de esos países, adoptar soluciones climáticas naturales, es decir, proteger y restaurar ecosistemas como bosques, manglares y praderas, sería suficiente para que los países logren la neutralidad de carbono antes de 2030.

Estos son los hallazgos de un nuevo artículo en Philosophical Transactions of the Royal Society B, de Bronson Griscom y otros veinte coautores, incluyéndome. Los hallazgos podrían sorprender a los lectores en los Estados Unidos y otros países templados, donde la energía limpia y el transporte bajo en emisiones son las opciones más importantes para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, y dominan las discusiones populares sobre soluciones climáticas.

Un documento anterior, publicado en los Proceedings of the National Academy of Sciences en 2017, determinó que las soluciones climáticas naturales ofrecen más de un tercio de la solución climática global más rentable para 2030 para mantener el calentamiento global por debajo de 2° C. En este nuevo documento, analizamos cuánta mitigación climática podrían proporcionar las soluciones climáticas naturales en países individuales.

Descubrimos que 12 soluciones climáticas naturales en 79 países tropicales podrían mitigar de manera rentable más emisiones de gases de efecto invernadero que la totalidad de las emisiones anuales de los Estados Unidos. Un poco menos de la mitad del potencial de mitigación tropical total de las soluciones climáticas naturales se encuentra en Indonesia y Brasil, pero hay docenas más de países donde las soluciones climáticas naturales son las soluciones climáticas con más potencial.

Si bien las oportunidades para mitigar el cambio climático mediante la protección y restauración de los ecosistemas son considerables y generalizadas, muchos países tropicales necesitarán fondos externos para lograrlos. Continúe leyendo para conocer más detalles.

Doce soluciones climáticas naturales en 79 países tropicales podrían mitigar más de 6,5 mil millones de toneladas de CO2 por año. Estos números son para el año 2030, y solo incluyen acciones que se estima que cuestan menos de $100/tCO2, un nivel consistente para mantener el calentamiento global por debajo de 2° C (Figura 1). El total representa aproximadamente una séptima parte de las emisiones globales totales de gases de efecto invernadero, y es mayor que las emisiones anuales de los Estados Unidos. Las mayores oportunidades se encuentran en evitar la deforestación (2,8 mil millones de toneladas de CO2 por año), la reforestación (1,2 mil millones de toneladas de CO2 por año), agregar árboles a las tierras agrícolas (0,9 mil millones de toneladas por año), evitar la degradación de los suelos de turba (0.6 mil millones de toneladas por año) y la mejora de la gestión de los bosques naturales (0,5 mil millones de toneladas por año).

Esto solo considera los beneficios climáticos de proteger y restaurar los ecosistemas, sin incluso tomar en cuenta los beneficios para los pueblos indígenas, el hábitat de la biodiversidad, los medios de vida, la salud, el agua y la agricultura. El estudio considera el potencial biofísico, los factores económicos e incluso las condiciones habilitantes para la gobernanza, aunque no tiene en cuenta la voluntad política de los países.

La región con el mayor potencial para soluciones climáticas naturales es Asia, con 2,4 mil millones de toneladas de CO2 por año en 2030, seguida de cerca por América Latina (2,3 mil millones de toneladas) y África (1,9 mil millones de toneladas).

Figura 1 – Potencial de mitigación de 12 soluciones climáticas naturales en todas las regiones

Indonesia y Brasil ofrecen el mayor potencial para soluciones climáticas naturales. Juntos, estos dos países ofrecen 2,7 mil millones de toneladas de CO2 por año a un costo de menos de $100 por tonelada para 2030, o el 42% del potencial de mitigación de las soluciones climáticas naturales en los 79 países que estudiamos (Figura 2). En Brasil, casi dos tercios de ese potencial de mitigación provienen de la deforestación evitada. En Indonesia, un tercio proviene de la deforestación evitada y un tercio de la degradación evitada de los humedales (por ejemplo, turberas y manglares). Los países con el siguiente mayor potencial son la República Democrática del Congo (5% del total tropical), India (4%) y Malasia (4%).

Figura 2 – Potencial de mitigación de las soluciones climáticas naturales por país

Las soluciones climáticas naturales son la mayor parte de las soluciones climáticas en muchos países. En 38 países, las soluciones climáticas naturales representan más del 50% de las emisiones nacionales totales de GEI. Esto hace que las soluciones climáticas naturales sean más grandes que todas las demás opciones de mitigación juntas (Figura 3). En 23 de estos países, las soluciones climáticas naturales superan el 100% de las emisiones nacionales totales de GEI. Eso significa que al reducir las emisiones de carbono a la atmósfera basadas en el ecosistema y al aumentar los sumideros de carbono de la atmósfera basados en el ecosistema, países como Costa Rica, las Islas Salomón, Liberia, Laos y Kenia podrían volverse totalmente carbono neutrales, o incluso carbono neto negativo, para 2030. De hecho, Costa Rica se ha comprometido a alcanzar la carbono neutralidad para fines del próximo año, en parte mediante la expansión de la cubierta forestal.

Figura 3 – Soluciones climáticas naturales como porcentaje de las emisiones totales de gases de efecto invernadero por país

Las mayores oportunidades para soluciones climáticas naturales varían según el país. En 25 países, incluidos algunos de los más grandes (por ejemplo, Indonesia, Brasil, RDC, Malasia y Bolivia), la mayor oportunidad proviene de proteger los ecosistemas (Figura 4). En 23 países, incluida India y muchos países de África, la mayor oportunidad proviene de mejorar la gestión de los ecosistemas. Y en 6 países, principalmente en África, la mayor oportunidad proviene de la restauración de los ecosistemas. Otros 25 países son una mezcla, no tienen una sola oportunidad predominante.

Figura 4 – Parte de la mitigación potencial que proviene de la protección, restauración y gestión por país.

Muchos países requerirán fondos externos para alcanzar soluciones climáticas naturales. Hay 26 países donde la cantidad de soluciones climáticas naturales, si se valora en $50 por tonelada, excedería el 10% del PIB (Figura 5). En países como Madagascar, Laos y Nicaragua, es poco probable que las soluciones climáticas naturales se alcancen a su máximo potencial sin apoyo externo. Por otro lado, en tales países, el financiamiento externo en forma de pagos de carbono podría representar una gran ganancia para todos, proporcionando una nueva fuente sustancial de financiamiento para el desarrollo verde y activando las fuentes más grandes de mitigación climática de estos países.

Los pagos de carbono pueden ser beneficiosos incluso para el clima y el desarrollo, aún en países donde el valor potencial de las soluciones climáticas naturales es mucho menor en relación con el PIB. Muchos países ya han asumido compromisos climáticos condicionales sobre deforestación, comprometiéndose a reducir las emisiones en cierta cantidad por su cuenta y en mayor cantidad con la ayuda de fondos externos (es decir, REDD+). Las soluciones climáticas naturales representan una cuarta parte de la mitigación que los países han prometido, una mayor proporción en relación con sus emisiones que en otros sectores.

Figura 5 – Disponibilidad de soluciones climáticas naturales en relación con el PIB por país.

Actualmente, lo que más necesitan las soluciones climáticas naturales es financiamiento, incluso en forma de pagos basados en resultados para reducir la deforestación (es decir, REDD+). En 2019, se alcanzaron algunos logros importantes, incluida la aprobación del Estándar de Bosques Tropicales de California, la introducción de pagos basados en resultados en el Fondo Verde para el Clima y nuevos acuerdos de pago basados en resultados con Gabón, Mozambique y Ghana. Pero en 2019, también se vio que los negociadores de las Naciones Unidas no alcanzaron las normas para el comercio internacional de carbono. Esperemos que 2020 se base en los éxitos de 2019 y remedie sus fallas, para que las soluciones naturales puedan cumplir su papel potencial en la prevención del cambio climático.