Rainforest River Janne Hamalainen/Shutterstock

Conservación de las selvas y la Energía Hidráulica

Effects of Rainfall on Power in the Amazon and Xingu Basins
Efectos de la pluviosidad en la energía eléctrica en las Cuencas Amazónica y Xingu

Las selvas juegan un papel más crítico de lo que antes se había pensado en relación con la cantidad de precipitación que generan, la cual alimenta el caudal de los ríos y, en última instancia, la producción de energía en regiones tropicales: si la deforestación continúa aumentando en la Amazonía, la producción energética de una de las presas más grandes del mundo, la Belo Monte en Brasil, disminuirá en un tercio.

La conservación de las selvas de la Cuenca Amazónica aumentará la producción de energía hidráulica de los proyectos de la zona. En un estudio realizado por los científicos del Earth Innovation Institute demuestra que el papel de las selvas es más crítico de lo que se había pensado, en cuanto a la cantidad de precipitación que generan, la cual alimenta el caudal de los ríos y, en última instancia la producción de energía en regiones tropicales. Estos estudios muestran que, si la deforestación continúa aumentando en la Amazonía, la producción energética de una de las presas más grandes del mundo, la Belo Monte en Brasil, disminuirá en un tercio. Analizando la producción energética bajo distintos niveles de deforestación en la Cuenca Amazónica encontramos que los escenarios con mayor cobertura forestal son también los de mayor producción de energía eléctrica. Con los niveles actuales de deforestación en la región, los resultados demuestran que la precipitación sería 6-7% más bajo de lo que sería con una cobertura forestal completa. Teniendo en cuenta la pérdida del 40% de las selvas que algunos escenarios pronostican para 2050, la precipitación sería 11-15% más baja, lo cual generaría de 35 a 40% menos energía eléctrica.

Los grandes avances realizados por Brasil en la reducción de la deforestación amazónica realmente están ayudando a asegurar el suministro energético del país.

La posible pérdida de la capacidad de generación de energía eléctrica debido a la deforestación regional podría dificultar los esfuerzos de Brasil de satisfacer su brecha de energía eléctrica. Nuestro estudio demuestra específicamente que si no se frena la deforestación en la Cuenca Amazónica, la energía eléctrica suministrada por la Presa Belo Monte en Brasil, que pretende ser el tercer proyecto de energía hidráulica más grande del mundo, disminuirá en un 30% debajo de los cálculos actuales, una cantidad equivalente al consumo energético de cuatro millones de brasileños. Dichos resultados son críticos para la planificación energética a largo plazo. Actualmente, se están invirtiendo miles de millones de dólares en nuevos proyectos de energía hidráulica en regiones tropicales. Nuestras investigaciones demuestran, que con más selvas conservadas, más agua permanecerá en los ríos y más electricidad será generada por las presas hidráulicas.