Our Team in the Field

La Alianza para los Trópicos Sostenibles

La Alianza para los Trópicos Sostenibles (STA) es una alianza estratégica de organizaciones independientes no gubernamentales que utilizan investigaciones, involucran actores clave y conocimientos locales para mejorar los medios de subsistencia rurales a través del uso sostenible del suelo caracterizado por bajas emisiones y el manejo de los recursos naturales en regiones clave de los trópicos. Los miembros fundadores de la Alianza son el Earth Innovation Institute (Brasil, Indonesia, Colombia), Pronatura-Sur (México), el Instituto del Bien Común (Perú), el Instituto de Pesquisa Ambiental da Amazônia (Brasil) y el Green Belt Movement (Kenia).

Rose Wheel graph
Cinco pilares principales determinan el avance hacia el desarollo rural de bajas emisiones. Estos cinco pilares se pueden ser considerados como objetivos universales, mientras el processo por cual que una región puede lograr estos objetivos depende del contexto y condiciones especificos de esa región.

La Alianza está desarrollando enfoques en común para promover el desarrollo rural de bajas emisiones (LED-R) con énfasis en soluciones que son diseñadas a nivel local y que se integran a las políticas y programas a nivel subnacional y nacional o pueden ser orientadas hacía ellos. La Alianza funciona como una plataforma para que sus miembros puedan trabajar juntos a nivel mundial en apoyar políticas, arreglos institucionales y mecanismos del mercado que promuevan el desarrollo rural sostenible de bajas emisiones en los trópicos. La fuerza de dicha red reside en su habilidad de compartir lecciones aprendidas y de diseñar estrategias de desarrollo rural de bajas emisiones colectivamente que puedan servir de modelo para otras regiones.

La Alianza para los Trópicos Sostenibles busca abordar la falta de una política eficaz y de un marco de mercado e institucional para cambiar los modelos prevalecientes de desarrollo rural, en los que la expansión de la frontera agrícola (tanto para la producción a gran escala de mercancías como de subsistencia) impulsa la deforestación tropical y degradación forestal, lo cual a su vez impulsa la degradación de los servicios ecosistémicos de los cuales dependen las comunidades locales y regionales, tales como las fuentes de agua, pesca, madera y suelo.

La STA apoya un modelo de desarrollo rural de bajas emisiones (LED-R) explícitamente fundamentado en evidencias y que es participativo, iterativo, adaptativo y enfocado en las regiones subnacionales definidas por fronteras administrativas o de cuencas. El modelo LED-R, está basado en la premisa de que las relaciones entre los actores y recursos naturales son clave para cambiar el modelo actual de desarrollo rural de altas emisiones. Dichos actores incluyen los gobiernos, instituciones financieras, productores y extractores a gran y pequeña escala, pueblos indígenas, comunidades tradicionales y la sociedad civil.