Acuerdo Brasilero sobre la Deforestación de la Amazonía

Deforestation milestones agreement

Brasil ha logrado avances importantes en relación con la reducción de la tasa de deforestación en la región amazónica. Hasta el 2013, la deforestación había disminuido en un 70% con respecto al promedio de 1995 a 2005, convirtiendo a Brasil en el líder mundial en la mitigación del cambio climático. Estos avances se lograron mientras que la producción de soya y carne de res continuaron aumentando al igual que la tierra formalmente designada como territorios de los pueblos indígenas. Sin embargo, dichos avances hacia un nuevo modelo de desarrollo rural de ‘bajas emisiones’ se encuentran en riesgoDebido a los precios crecientes de la soya, la conclusión de ciertos acuerdos voluntarios que ayudaron a frenar la deforestación (como la Moratoria de Soya) y la falta de pastizales ganaderos idóneos para la conversión a soya podrían ser factores que incrementen las tasas de deforestación nuevamente. Por ejemplo, en 2013 hubo 28% más deforestación que en 2012.

El Earth Innovation Institute, en coordinación con sus socios, ha liderado un diálogo inter-sectorial en Brasil acerca de la deforestación amazónica con el objetivo de prevenir que la disminución de las tasas de deforestación se revierta. Hay por lo menos ocho distintos procesos en curso en la región amazónica brasileña diseñados para frenar la deforestación. Sin embargo, dichos procesos utilizan diferentes indicadores de éxito, operan a distintas escalas espaciales y temporales y son deficientes en cuanto a la provisión de incentivos para los agricultores que están colaborando para frenar la deforestación. Es decir, las estrategias de deforestación se están discutiendo en distintos ‘lenguajes’, creando así un obstáculo importante para la convergencia que se necesita para poder continuar la tendencia reciente hacia la reducción de la deforestación.

El ‘Acuerdo Multisectorial en Materia de Deforestación para la Amazonía’ está diseñado para ayudar a lograr dicha convergencia. Establece una serie de metas graduales para reducir la deforestación en el año 2020, tiempo en el que se lograría disminuir la deforestación en un 90% debajo del promedio de 10 años y cuando todo el desmonte de bosques primarios sería 90% debajo del promedio histórico y estaría compensada con bosque nuevo.