Iniciativa sobre la Política de REDD+

Países y regiones donde apoyamos proyectos y programas de política en materia de REDD+

REDD+ (Reducción de Emisiones por Deforestación y Degradación Forestal) fue concebido como un mecanismo mundial para compensar a las naciones con bosques tropicales que realizan reducciones significativas de emisiones de carbono en la atmósfera, mientras se mejora la calidad de vida de los pueblos que dependen de dichos bosques. Algunos países tropicales han alcanzado resultados impresionantes en ese sentido: en la Amazonía la deforestación ha disminuido en un 70% , mientras que en el área de territorios indígenas formales ha aumentado. Asimismo, ciertos países desarrollados como Noruega han aportado su grano de arena al establecer compromisos generosos de financiamiento para programas de REDD+.

Sin embargo, dicho progreso hacia la mitigación del cambio climático y la conservación de los bosques tropicales está en riesgo.

Cada vez más, REDD+ es percibido en los países con bosques tropicales como un mecanismo de financiamiento para la conservación forestal muy complicado que no ha generado los beneficios esperados. Con el fin de consolidar y construir sobre logros tempranos, REDD+ debe ser reformulado rápidamente. Es necesario redirigir la atención a los beneficios locales y regionales sustanciales de un modelo de desarrollo rural de “bajas emisiones” (LED-R) y a la posibilidad de lograr el LED-R a través de un realineamiento y reforma de las políticas y finanzas nacionales, la innovación financiera y el aporte creciente del sector privado para la innovación e inversión.

  • REDD+ ha inspirado a docenas de países a dirigir su atención a la deforestación y degradación forestal.

  • Se creó un acuerdo entre el gobernador Schwarzenegger de California y los gobernadores de estados tropicales que actualmente cuenta con 22 miembros.

  • Aunque REDD+ no ha movilizado la cantidad de financiamiento que originalmente se predijo, hay compromisos de donación que ascienden a más de US$7 mil millones.

Estrategia

Historical Emissions
A través de una disminución enorme de la tasa de deforestación amazónica en el período 2006-2013, Brasil ha evitado la emisión de 3,2 Gt de emisiones de CO₂ en la atmósfera, en comparación con la línea de base histórica (promedio anual entre 1996-2005) (fuente: Nepstad et al. 2014 Science 344).

Para conseguir apoyo político permanente, es necesario definir el desarrollo rural de bajas emisiones (LED-R) ampliamente, de manera que aborde tanto los intereses locales como los globales. Este debe incluir las reducciones significativas de la deforestación y degradación forestal que forman el enfoque de REDD+, pero además debe mejorar los medios de subsistencia rurales, generar empleos, mejorar la atención médica y otros servicios, aumentar el acceso al mercado y a la inversión, y al mismo tiempo proteger los bosques, pesquerías, cuencas y ríos.

El Earth Innovation Institute trabaja desde el nivel local hasta el global para alcanzar estas metas. Apoyamos gobiernos en estados y provincias tropicales y templados en el desarrollo de estructuras de gobernanza, planes de ordenamiento territorial, mecanismos de distribución de beneficios, sistemas de monitoreo a través de la investigación y el análisis, capacitaciones y talleres e intercambios estratégicos. Además, apoyamos la inclusión de los pueblos indígenas en la planeación del desarrollo rural. Trabajamos con agricultores, ganaderos y sus compradores, junto con entidades financieras, para construir consenso sobre normas ambientales y sociales desarrollando nuevos mecanismos de incentivos para llevar a cabo la transición al desarrollo rural de bajas emisiones.