Tras el nuevo reporte del ICCP, es el momento de que California apoye el Estándar de los Bosques Tropicales


Este artículo fue publicado originalmente en inglés en CalMatters.

California podría tener temporadas de incendios más largas, sequías y olas de calor más severas, erosión de las costas, escasez de agua y ciudades más cálidas. Estos son algunos de los sombríos hallazgos de un nuevo informe de las Naciones Unidas sobre el cambio climático y la tierra.

En lugar de simplemente prepararse para el impacto, los californianos tienen la oportunidad de actuar decididamente para evitar lo peor al adoptar una de las soluciones más grandes y más olvidadas: proteger los bosques tropicales.

California ya es líder en la lucha contra el cambio climático. El año pasado, las emisiones de gases de efecto invernadero de nuestro estado cayeron por debajo de los niveles de 1990, incluso cuando nuestra población ha crecido en un tercio, y nuestra economía se ha duplicado desde entonces. Líderes de todo el país y de todo el mundo visitan California para entender cómo lo estamos logrando.

Pero California por sí sola es responsable de solo el 1% de las emisiones globales. Las emisiones de la tala y la quema de bosques tropicales son 12 veces mayores, según el informe del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático. Si la deforestación tropical fuera un país, sería el tercer mayor emisor de carbono del mundo, después de China y Estados Unidos.

Reducir estas emisiones de la deforestación tropical no es un lujo exótico, ni tampoco es un sustituto para más energía renovable y vehículos eléctricos. Es una necesidad: el informe del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático explica que no hay forma de cumplir los objetivos climáticos acordados internacionalmente sin frenar la deforestación. Y si bien estas emisiones pueden parecer muy lejanas, California tiene una oportunidad única de actuar, al incorporar los bosques tropicales en nuestro famoso Programa de Límite e Intercambio de Bonos de Emisión (Cap and Trade).

El próximo mes, la Junta de Recursos del Aire de California se reunirá para considerar la aprobación del Estándar de Bosques Tropicales de California. El programa climático de California, que ha incluido el componente de bosques tropicales desde el principio, ha sido sometido a una extensa revisión de expertos y consulta pública, contando con el apoyo de los legisladores, y ahora está listo para ser implementado.

Aprobar el Estándar de Bosques Tropicales de California abriría la puerta a los estados tropicales que mantienen sus bosques en pie para que obtengan ingresos vendiendo créditos de carbono.

En este momento, se están talando bosques en países tropicales como Brasil e Indonesia para producir carne de res, soja y aceite de palma. Es una cuestión de simple aritmética económica. Los cultivos comerciales pagan más que los árboles. Es por esto que el Estándar de Bosques Tropicales de California permitiría inclinar la balanza económica a favor de mantener más tierras como bosques y cultivar más cultivos en otras áreas.

Brasil había demostrado una de las historias de éxito climático más grande del mundo. Redujo la tasa de deforestación de la Amazonía en un 80% mientras cultivaba más alimentos en tierras ya despejadas y reconocía formalmente grandes extensiones de tierra como territorios de pueblos indígenas.

Ahora la deforestación en Brasil está aumentando nuevamente, alentada por un presidente populista hostil a los pueblos indígenas y al medio ambiente. El estándar de California ofrecería apoyo económico y solidaridad a los estados brasileños que son un baluarte de resistencia.

El Estándar de Bosques Tropicales de California incluye principios innovadores de colaboración entre los gobiernos estatales y los pueblos indígenas, negociados y respaldados por 18 organizaciones de pueblos indígenas, y ofrece la oportunidad de aprovechar el potencial de la conservación del bosque para salvaguardar los territorios de los pueblos indígenas y otras comunidades que dependen de ellos.

Además, los californianos se beneficiarán inmensamente. Incorporar los bosques tropicales a nuestra política climática nos ayudaría a alcanzar objetivos climáticos más ambiciosos de manera más económica, salvaguardaría el hábitat de dos tercios de las especies de plantas y animales, y evitaría miles de extinciones. Incluso hay evidencia de que proteger los bosques tropicales apoya los patrones climáticos intercontinentales que nutren la agricultura en California y en otros territorios de los Estados Unidos.

Los críticos sostienen que ayudar a proteger los bosques en los trópicos implicar desviar la reducción de las emisiones que podemos hacer en casa, pero el ambicioso objetivo de California de reducir las emisiones en un 80% para 2050 significa que podemos y debemos hacer ambas cosas. Además, los créditos de los bosques tropicales se limitan a solo el 2-4% de las emisiones totales del Programa de Límite e Intercambio de Bonos de Emisión (Cap and Trade).

Paralelamente al Estándar de Bosques Tropicales de California, la Legislatura ha presentado un proyecto de ley del representante Ash Kalra, Demócrata de San José, que prohibiría que los contratistas estatales compren productos agrícolas cultivados en tierras recientemente deforestadas.

Una ley de adquisiciones libres de deforestación sería un complemento, pero no un sustituto, del apoyo económico a los estados tropicales que protegen los bosques a través del Estándar de Bosques Tropicales de California.

El Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático ha declarado que proteger los bosques tropicales es esencial para evitar un futuro insoportablemente caluroso. California debe mostrar su liderazgo una vez más actuando ahora.