2020
May

Alimente a su Vecino – Solucione PROBLEMAS GRANDES

Hay un dicho en Malasia, “Kais pagi, makan pagi. Kais petang, makan petang.”. Medianamente traducido significa, “lo que logras rebuscar para la mañana es solo suficiente para la mañana, y lo que logras rebuscar para la noche es solo suficiente para aquella noche”

Esta expresión es especialmente relevante ahora mientras Malasia entra en un segundo mes de cuarentena para limitar la propagación del coronavirus, dejando a los pobres y empobrecidos residentes a su propia suerte para que se defiendan solos.

Sin embargo, esto también alberga lecciones para el inminente reto del cambio climático. En ambas instancias, las estrategias que no inicien con la colaboración y la inversión para poner alimentos en la mesa de las personas y para levantarlos y sacarlos de la pobreza, son estrategias que no tendrán éxito.

Pronto después de que supe que el Primer Ministro de Malasia anunció un Movimiento de Control y Orden de 14 días (MCO, también conocido como “confinamiento”) a inicios de marzo que duraría por mas de tan solo 14 días. Así las cosas, mi familia y yo empezamos a prepararnos para nuestra prolongada estadía en casa. No sabíamos que esperar en términos de acceso a necesidades básicas. Compramos más alimentos enlatados de lo que usualmente hacemos, y estoy orgulloso de decir que no salimos en un frenesí de compras de papel higiénico.

A man receives food near Kota Kinabalu in Sabah, Malaysia, delivered to help local residents during the coronavirus outbreak.

Alrededor de marzo 23, mis transmisiones de redes sociales empezaron a llenarse con historia tras historia de personas que no podían costearse el quedarse en casa. Muchos que dependían de ingresos diarios continuaron arriesgándose a salir para vender alimentos callejeros o vegetales, o otros bienes y servicios similares, en violación de MCO. Todos ellos estaban sufriendo. Madres solteras cabeza de hogar, y adultos de la tercera edad y personas con menores capacidades fueron quienes más sufrieron.

Con ansias de ayudar, inicié con una donación para consolidar un fondo creado por un miembro del parlamento para distribuir alimentos dentro de su electorado (donde yo también soy parte de este electorado). Luego, alrededor de la misma época, mis colegas a bordo de una organización sin ánimo de lucro acordaron de manera unánime el movilizar nuestros equipos para comprar y distribuir alimentos en 20 pueblos rurales. Posteriormente, sumé recursos con los de exalumnos para comprar y distribuir paquetes de alimentos a 100 hogares.

Aquellos fueron esfuerzos modestos, sin embargo, a través de ellos, caí en cuenta de que nuestra habilidad para gestionar esta pandemia depende enormemente sobre la habilidad de los más vulnerables para poder acatar la medida de MCO, las personas que entienden las repercusiones legales y de salud implicadas en salir a las calles, pero que lo hacen para poder poner alimentos en su mesa.

Para poder mantener el calentamiento global por debajo de 1.5°C, el mundo le está pidiendo a las naciones de bosques tropicales que mantengan sus bosques en pie, a través de realizar cambios en sus vías de desarrollo, requiriendo que ellos abandonen un modelo que el mundo desarrollado aún está utilizando hoy en día: el intercambiar activos naturales por ganancia socio-económica. Hasta los mayores ponentes de la acción en contra del cambio climático son países que continúan intercambiando sus activos naturales por desarrollo. A pesar de esto, el mundo está implorando a las naciones de bosques tropicales que cambien sus maneras de buscar el desarrollo, y que se embarquen en rutas experimentales.

Uno de estos experimentos es apalancar a los mercados para que limpien las cadenas de abastecimiento, y que las desengranen de la deforestación. Hasta algún grado las empresas y mercados han hecho esfuerzos en este sentido. Muchas empresas han hecho declaraciones públicas de comprometerse a cero deforestación en sus cadenas de abastecimiento.

El llamado para estas intervenciones viene en su mayoría desde el extremo más distante de las cadenas de abastecimiento globales, sin embargo, su costo es abrumadoramente asumido por las naciones ubicadas en el tramo inicial de estas cadenas de abastecimiento. Es especialmente es asumido por las naciones de bosques tropicales con grandes números de productores a pequeña escala de commodities.

Dada la manera como estamos globalmente conectados y debido a que hemos visto compromisos hechos por los nombres más grandes en las commodities comerciadas, para eliminar la deforestación de sus cadenas de abastecimiento para el 2020, deberíamos haber visto cambios mayores en términos de las tasas de deforestación correspondientes. Bueno, el 2020 ha llegado y las tasas de deforestación continúan siendo alarmantes. Sabemos que 3.6 millones de hectáreas de bosques primarios se perdieron en 2018. Esta es un área del tamaño de Bélgica. La pérdida total de cobertura de árboles en el 2018 llego a una altura récord de 12 millones de hectáreas. Los informes ahora sugieren que la deforestación en Amazonas ha llegado a nuevas alturas en los primeros dos meses de 2020. Así que es bastante evidente que, a pesar de los compromisos bien intencionados, aún debemos aplanar la curva de la deforestación.

Una razón es que los países tropicales temen fuertemente el costo de mantener sus activos naturales bajo llave. Ellos temen que mantener sus activos bajo llave será al costo del desarrollo humano, de tener acceso a alimentos para las personas en sus tierras.

Tal como sucede con la pandemia del coronavirus, el factor determinante de nuestro éxito o fracaso en enfrentar el cambio climático será el cómo obtienen el sustento los más necesitados de la sociedad. Hay dos caminos hacia adelante.

La comunidad climática puede continuar imponiendo altos estándares y expectativas que dictaminan que las naciones de bosques tropicales deben tener un mejor desempeño – sin ningún apoyo – simplemente porque es lo correcto para hacer. O…se puede aceptar, tal como esta pandemia me ha convencido a mí, que la mejor manera para ayudar a mitigar el cambio climático a nivel global, es cuidar de nuestros vecinos que se encuentran en dificultades.

Y alimentar a nuestro vecino, en el contexto de soluciones para el cambio climático, es más fácil de decir que de hacer.

En lugar de hacer demandas sin consultar, las naciones desarrolladas y los actores del mercado deberían estar aterrizados a las realidades de las regiones y sectores en donde están imponiendo aquellas demandas. Deberían caer en cuenta de que siempre habrá un camino arduo hacia el cumplimiento de estos estándares y expectativas e invertir por adelantado en este camino. Las promesas para invertir una vez el camino ya se ha completado tendrán muy poco impacto. Las personas no necesitan comida en el futuro, la necesitan inmediatamente.

De manera similar, ellos deberían identificar y rápidamente invertir en las regiones y sectores que han mostrado un interés genuino en trabajar en el cambio climático y que han mostrado señales tempranas de acciones positivas. Ellos deberían también invertir y construir sobre plataformas multi-accionistas a nivel local que puedan compartir la rendición de cuentas sobre la responsabilidad en el hacer compromisos y en tomar acción sobre el terreno, en donde importa.

Hoy hay un número de regiones en el trópico que han tomado pasos significativos hacia la vía del desarrollo de baja emisión. Desafortunadamente, su travesía es solitaria. Han recibido poco reconocimiento y poca o ninguna inversión.

Espero sinceramente que las lecciones que he aprendido en esta pandemia no se pierdan cuando salgamos a la lucha contra el cambio climático. Por ahora, aquellos que estamos en condiciones de hacerlo, cuidemos de nuestros vecinos. Todos estaremos mejor en consecuencia de ello. Tomen conciencia de que todos estamos conectados, y que la conexión solo puede permanecer fuerte si cuidamos del eslabón más débil de la cadena.

Esto aplica también para el cambio climático. Alimente a su Vecino.

Este articulo apereció originalmente en Mongabay

You are donating to : Greennature Foundation

How much would you like to donate?
$10 $20 $30
Would you like to make regular donations? I would like to make donation(s)
How many times would you like this to recur? (including this payment) *
Name *
Last Name *
Email *
Phone
Address
Additional Note
paypalstripe
Loading...