2020
Ago

Incendios devastan plantaciones en propiedades de mujeres en el estado de Acre – Brasil

Un incendio forestal al norte de la ciudad de Rio Branco en el estado brasileño de Acre ha consumido plantaciones pertenecientes a varias mujeres productoras involucradas en una plataforma de productos agrícolas vendidos en línea la cual fue lanzada recientemente en respuesta al COVID-19.

El incendio, presuntamente provocado por agricultores vecinos que realizaban la quema del pastizal, destruyó cultivos y devastó la única fuente de ingresos de la que dependen el grupo de mujeres y sus familias.

“Llegó el fuego y quemó todo, toda mi tierra, todo. Sin agua, mis hijos y yo intentamos hacer un cortafuegos, pero el fuego nos ganó ”, dijo Jesuíta Alves, de 56 años, quien ha trabajado como agricultora durante 25 años. Su parcela de dos hectáreas, junto con la de su vecina, María Salomé, fue totalmente destruida por las llamas.

Las llamas rodean la finca de Jesuíta Alves, de 56 años, en el estado amazónico brasileño de Acre. Los niños de Alves pueden verse en el video intentando crear un cortafuegos mientras el humo y la ceniza cubren el área.

Alves planea denunciar el incidente a las autoridades locales. “¿Qué más puedo hacer?”, Dijo.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, anunció recientemente una prohibición de 120 días de incendios en la Amazonía. Los miembros del ejército local, a los que el gobierno ha recurrido en busca de ayuda para detectar y apagar incendios en la región de la Amazonia, finalmente llegaron para combatir las llamas alrededor del terreno  de Alves.  

FeiraSISA, o el mercado SISA, se lanzó en junio, justo cuando se estaba sintiendo el impacto total de la pandemia de coronavirus en las comunidades y economías locales en Rio Branco y sus alrededores. Los mercados al aire libre son la única fuente de ingresos para muchos pequeños productores fuerons  cerraron rápidamente y esto motivó a las mujeres productoras a construir la plataforma en línea en respuesta.

Las mujeres productoras de las zonas rurales de Brasil contribuyen con cerca de la mitad de los ingresos familiares y son fundamentales para las estrategias de desarrollo socialmente incluyente y de bajas emisiones en regiones como Acre, que en los últimos años ha sido pionera en enfoques para proteger los bosques en pie al tiempo que hace crecer su economía.

SISA se refiere al Sistema de Incentivos para Servicios Ambientales de Acre, al que se le atribuye haber ayudado al estado a convertirse en una de las pocas jurisdicciones en recibir financiamiento internacional de pago por desempeño por su éxito pasado en la reducción de emisiones relacionadas con la deforestación tropical.

Con el apoyo de la Compañía de Desarrollo de Servicios Ambientales de Acre (CDSA) y el Instituto de Innovación de la Tierra (EII), FeiraSISA es la primera plataforma en línea de este tipo en Brasil, que aprovecha las tecnologías existentes para conectar a los productores sostenibles con los consumidores confinados por el virus y ávidos de acceso a productos frescos, productos agrícolas y otros alimentos.

Poco después de su lanzamiento, los miembros del grupo informaron un aumento en las ventas a través de la plataforma, ya que los pedidos en línea superaron rápidamente la capacidad. Antes de los incendios de esta semana, las mujeres habían estado trabajando con CDSA para establecer una instalación de procesamiento central donde se pudieran recibir y entregar pedidos.

Las mujeres agricultoras que forman parte de la plataforma FeiraSISA muestran parte de su cosecha.

“La mayoría de los productos disponibles en la plataforma se han quemado”, dijo Elsa Mendoza, gerente del programa EII Acre, quien trabajó en estrecha colaboración con las mujeres en el desarrollo y lanzamiento de FeiraSISA. Ella describió el estado de ánimo como “tristeza y desesperación”, y señaló que CDSA está buscando formas de apoyar a las mujeres luego de la pérdida de las plantaciones.

Una intensa sequía prolongada en la región amazónica ha hecho que las condiciones sean aún más frágiles a medida que avanza la temporada de incendios en Brasil. Solo este año, el país ha detectado un récord de 516 grandes incendios al 27 de agosto, según el análisis de datos satelitales del Proyecto de Monitoreo de la Amazonía Andina (MAAP). La mayoría de los incendios se iniciaron ilegalmente para despejar tierras para cultivos o pastos.

El humo de los incendios también agrava las condiciones respiratorias causadas por el coronavirus en las personas de la zona.

Los incendios que azotaron las platanciones de Alves son emblemáticos en cuanto al papel que los agricultores de la Amazonía desempeñan como instigadores y víctimas del fuego. “Hemos estado trabajando aquí por años, tratando de conservar nuestra tierra, y alguien viene y le prende fuego”, dijo Alves. «Todos los años aquí tengo el mismo problema».

Fields torched by the flames are all that remain of Alves’ small, 2ha plot.

El director ejecutivo y científico senior de EII, Dan Nepstad, quien ha pasado gran parte de su carrera (treinta años) investigando en la Amazonía, dice que los incendios son un desafío adicional para los agricultores que intentan mantener prácticas sostenibles.

“Este trágico accidente ilustra cómo la eterna amenaza de incendios desalienta a los agricultores a invertir en cultivos de árboles y producción de vegetales que son una alternativa más sostenible al pastoreo extensivo de ganado”, dijo, y agregó que se necesitan estrategias a largo plazo que involucren a las personas en el terreno para mitigar la amenaza de fuego en el futuro.

El pastoreo de ganado es reconocido como un factor clave de la pérdida de bosques en la Amazonía, aunque «la productividad de la ganadería en el Amazonía es notoriamente baja», señaló Nepstad en una entrevista reciente, en la que calificó la pérdida de bosque para convertir en tierras para pastos » una de las peores compensaciones … del mundo «.

Las pequeñas plantaciones  familiares como la de Alves representan aproximadamente el 85% de los establecimientos agrícolas en Brasil, que es un exportador líder de productos básicos como la soja y la carne de res a los que se culpa de la deforestación en curso y el aumento de la amenaza de incendios. Estas parcelas de pequeños agricultores suministran más del 70% de los alimentos que se consumen en el país, y las empresas agrícolas más grandes se centralizan principalmente en las exportaciones.

You are donating to : Greennature Foundation

How much would you like to donate?
$10 $20 $30
Would you like to make regular donations? I would like to make donation(s)
How many times would you like this to recur? (including this payment) *
Name *
Last Name *
Email *
Phone
Address
Additional Note
paypalstripe
Loading...